EL IMPACTO SOCIAL DE MUJERES CONSTRUCTORAS DE PAZ

Se nos ha dicho que las mujeres no podemos opinar de temas políticos, ni ser parte de movimientos, tardíamente llegó la posibilidad de concedernos el derecho al voto y “hasta ahí”. Durante distintas épocas el papel de las mujeres en los escenarios de participación y de construcción ha sido minimizado, invisibilizado, gracias al esfuerzo que muchas han hecho para lograr un puesto en la esfera pública, cada día vemos más mujeres que aspiran u ocupan cargos públicos importantes como alcaldías o vicepresidencias, que han sido líderes sociales ambientales, científicas, deportistas de alto nivel, empresarias, pero ¿mujeres constructoras de paz?

El contexto colombiano ha estado permeado por diferentes escenarios de guerra, violencia, conflicto, de cara a lo político, social o jerarquías de poder que implica algunos asuntos como el ejercicio de poder desde el narcotráfico, en fin, tanto se ha escrito acerca de eso, diversas miradas, reflexiones se han puesto sobre la mesa, el punto es qué los esfuerzos para hacerle frente a la violencia de nuestro país han sido muchas y desde diferentes enfoques. Ahora bien, cada acción apunta a minimizar los impactos que ha dejado en las poblaciones víctimas o bien, a generar reflexiones y consciencia frente al papel que cada persona ubica en la sociedad para la construcción de una “paz sólida, estable y duradera”.

En el caso de la corporación Amiga Joven una organización comunitaria basada en la ciudad de Medellín y con procesos de incidencia en el territorio nacional, ha propiciado acciones bajo una estrategia que permite empoderar, formar y educar políticamente a las mujeres adultas, adolescentes y niñas con el objetivo de prevenir diferentes violencias, prevención y promoción de los derechos humanos y la misma construcción de Paz.


En el marco del proyecto Mujeres Jóvenes Constructoras de Paz Cubo Social realizó el acompañamiento en la estrategia de medición de impacto, la cual permitió generar reflexiones no solo como un asunto netamente profesional, sino que, facilitó cohesionar el quehacer diario y evidenciar cómo de manera cotidiana las mujeres podemos ser protagonistas para aportar a la construcción de lo que permea lo personal para trascender a las esferas en las que cada una se desenvuelve.


Conjugar diferentes acciones como: construcción de paz, enfoque de género, diálogo social parece todo un reto lograr unirlos en una sola mirada, además porque cada concepto abre un abanico de variables, elementos y posibilidades si lo miramos desde el análisis de impacto. A lo anterior, es necesario sumarle la Sororidad como elemento emergente que puntea como el más relevante del proceso; pero ¿Es común encontrar en nuestros círculos cercanos reflexiones sobre la paz? la apuesta de colectivos como los que hoy tienen un mayor eco en las diferentes comunas, corregimientos y municipios de la ciudad y del departamento.

Ver a nuestras amigas, colegas, cercanas que de alguna manera han sufrido algún tipo de violencia solo por el hecho de ser mujer y que nuestra capacidad de ver en la otra lo que está mal siempre será nuestro poder como mujeres; o comprender los diálogos sociales como estrategia para poner en lo político lo que, en el orden social, quizá no esté bien o buscar estrategias para transformar lo que ya existe. Al final, resulta siendo piezas de puzle que encajan en el diario vivir, en la cotidianidad.

Es por esto, que a la pregunta: ¿Qué impacto genera el abordaje de la construcción de Paz desde un enfoque de género? bajo un modelo científico en el que cuantificar posturas subjetivas identificada a través de lo conductual, es posible en la medida en que, se comprendan las variables, en tanto las mujeres que están en escenarios públicos y que buscan construir Paz con un enfoque de género se lean desde las diferentes posibilidades que surjan en el ejercicio evaluativo.

Así pues, comprender desde este espacio de colaboración entre Amiga Joven y Cubo Social, dos entidades que en su manifiesto apunta a poner en el centro a la mujer y la protección de esta desde cada posibilidad de cada entidad, también permite identificar que, la posibilidad de empoderar y generar réplica del conocimiento construido podría verse como “la ola del impacto” que empieza de manera pequeña y se va propagando en la medida que avanza, alcanzando otros espacios, lugares u otras mujeres en este caso. Quizás cuantificar la Paz o posturas del feminismo sea una tarea que se complejiza comprenderla, deberá ser una acción de cada una o cada uno para generar acciones desde las posibilidades, desde el diario vivir, que apunten a transformar lo que en nuestra sociedad se nos ha establecido como “lo que está bien” o lo que “esta correcto”.

Finalmente, identificar el alcance significativo a modo general, más allá desde un asunto evaluativo es poder reconocer el papel que históricamente ha predominado en las mujeres, acciones que buscan transformar las violencias de género, así como aprender que, desde distintas formas se puede construir paz en el país, así como deconstruir a partir del amor como un medio que permite resolver conflictos, la posibilidad de nombrarse y nombrar a las otras como actos que reivindican la convicción de que no se es violento entre mujeres, así como hacer del feminismo, desde la raíz y con amor una herramienta para llegar a otros espacios.


Escrito por Luisa Fernanda Cruz - Analista de impacto

Revisado por Carolina Rivas - Astrid Lorena Ovalle - Estefany Ocampo -Analistas de impactos



59 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo